Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Por un par de zapatillas y una gorra: tramo final en el juicio por el homicidio de un jovencito de Salta de 17 años

Una psicóloga aportó duros calificativos para los dos jóvenes que son juzgados por el brutal asesinato de Emanuel Martín Cruz, asesinado a cuchilladas en Villa Los Sauces, donde fue interceptado por tres delincuentes juveniles y adictos.

Salta
Salta
banner



SALTA.- “La vida no vale nada, si no es para perecer”, dice la primera estrofa de la canción del cantautor cubano Pablo Milanés. La cruel muerte de Emanuel Martín Cruz en Salta, lamentablemente, da fe de ello. El joven, que tenía 17 años, murió debido a las múltiples cuchillas propinadas por tres adictos, dos de los cuales son juzgados por el brutal asesinato.

El tercero, un menor de 16 años al momento del hecho, fue sobreseído por ser inimputable. Sus cómplices, Axel Emanuel Guzmán y Joaquín Alberto Ramírez, son juzgados desde hace una semana por el homicidio de Cruz, ocurrido en julio del año pasado.

Pese a que los dos acusados, al prestar declaración reconocieron haberse topado con la víctima, trataron de tomar distancia del salvaje final que tuvo Cruz, los testigos que desfilaron ante el juez Pablo Farah fueron contundentes respecto a la responsabilidad de ambos jóvenes en el crimen.

Entre ellos, se encuentran las personas que le compraron a los dos imputados el par de zapatillas y la gorra por la que el adolescente fue asesinado. Otros vecinos, en tanto, se refirieron a cómo encontraron a la víctima tras el encuentro con los tres ladrones. Dijeron que presentaba graves heridas y que no llegó con vida al centro de salud.

El mayor pico de intensidad del debate, probablemente, llegó de la boca de un testigo de identidad reservada, quien confirmó que los acusados junto al menor que fue sobreseído en la causa, le ofrecieron comprar un par de zapatillas. Le dijeron que se la habían robado “a un gil de Sarmiento”, por el barrio donde vivía la víctima.

El juicio se desarrolla en la Sala II del Tribunal de Juicio. A Guzmán y Ramírez se los juzga por el delito de homicidio calificado por ser cometido con el concurso premeditado de dos o más personas, criminis causa y agravado por la participación de un menor de edad.

Cruz fue asesinado en un asalto ocurrido en la medianoche del 18 de julio de 2021, siendo auxiliado ya en la madrugada del día siguiente, cuando personal policial de la subcomisaría de Villa Asunción fue a verificar la presencia de una persona herida en calle Vizcarra de Villa Los Sauces, en el lugar conocido como Cancha de piedra.

Al llegar les informaron que la víctima había sido trasladada al centro de salud de Villa Primavera, adonde ingresó sin signos vitales. Posteriormente, y a partir de tareas investigativas se determinó que Cruz había sido lesionado por personas de barrio Santa Rita. Las zapatillas que calzaba el damnificado fueron vendidas a un hombre que dijo habérselas comprado a Ramírez.

Según consta en la causa, Guzmán, Ramírez y el menor de 15 años (sobreseído) interceptaron al damnificado con intenciones de robo. Le asestaron varias puñaladas y se dieron a la fuga llevándose las zapatillas y la gorra del adolescente.

Personalidad neurótica

Ayer, entre los últimos testigos, se escuchó la declaración de una psicóloga del Poder Judicial que entrevistó a los dos imputados en septiembre de 2021. Sobre Guzmán señaló que el acusado refirió ser consumidor de marihuana desde los 13 años y de pasta base desde los 16. En base a ello, indicó que se trataría de un consumo problemático y hasta descontrolado que fue abarcando todo tipo de sustancias.

Agregó que Guzmán no cuenta con recursos psicológicos para el control de sus impulsos agresivos y puede presentar comportamientos riesgosos para sí mismo y para terceros. Afirmó que no se advierte en el imputado un cuadro psicopatológico y que comprende el alcance de sus actos. Precisó que tiene personalidad neurótica con característica sadomasoquistas y presenta una personalidad devaluada acerca de sí mismo, con conductas agresivas que lo desbordan.

Respecto a Ramírez, señaló que durante las entrevistas expuso un discurso evasivo y con ciertas contradicciones que apuntaban a favorecer su imagen. En su relato exculpatorio manifestó tener problemas de consumo y atribuyó a ello su desconocimiento sobre la gravedad de sus actos.

Afirmó que posee una personalidad con características de enfriamiento afectivo e inmadurez emocional. Tiene un perfil psicopático: entiende las normas, pero son franqueables para él. Le da prioridad a su propia satisfacción y sus mecanismos de defensa son primitivos, con reacciones agresivas.

“Ramírez presenta características sádicas, es decir, hay en él un desprecio hacia el otro como sujeto”, reveló y consideró que el acusado es peligroso para sí mismo y para terceros ya que sus mecanismos no alcanzan a canalizar su pulsión interna agresiva. El consumo de sustancias prohibidas contribuye a exacerbar estas conductas.

Durante la jornada también declaró un bioquímico del CIF que tuvo a su cargo el análisis de muestras de orina y sangre de los dos imputados, de la víctima y de un menor sobreseído en la causa. El perito indicó que en las muestras de Guzmán no se detectó presencia de alcohol, pero sí de cocaína y marihuana.

En cuanto al imputado Ramírez, el profesional señaló que en dos muestras analizadas de manera consecutiva se detectó presencia de alcohol (0,97 y 0,82 gramos por litro de sangre). También se detectó cocaína y marihuana. En las muestras del menor sobreseído no se detectó alcohol, pero sí cocaína en orina.