Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Espectáculos

La mamá de Martina de Gran Hermano defendió a su hija de las acusaciones de maltrato escolar

La joven es profesora de Educación Física y fue denunciada por sus alumnas en las redes sociales.

Gran Hermano
Gran Hermano
banner



SALTA-. Desde que entró en la casa de Gran Hermano, Martina Usher se convirtió en uno de los personajes más odiados en las redes sociales. «A mí personalmente me atraen los chicos, las chicas no me atraen para nada. No entiendo eso de la bisexualidad, me da un poco de asquito. Es rari…para analizar”, había dicho la joven en su presentación.

Días después se dieron a conocer en las redes sociales denuncias de maltrato a Martina Usher, profesora de Educación Física, de parte de sus alumnas. El miércoles 26 de octubre Pamela, la madre de la polémica y odiada participante, brindó una entrevista a Georgina Barbarossa en su programa de Telefe, A la Barbarossa, y defendió a su hija.

“Se dijeron un montón de cosas horribles, pero es mentira, obviamente. Ella es profesora en un instituto privado y hace poquito que está, arrancó en agosto del año pasado y nunca tuvo ninguna queja. Sí a lo mejor en las formas, a lo mejor levanta la voz. Uno cuando está en el patio, levanta la voz, pero se dijeron un montón de cosas que no son ciertas”, dijo Pamela.

Martina entró en la placa de Gran Hermano

“Es horrible porque el que la conoce, sabe que no es así. A nosotros no nos llegó nada, yo hablé con el instituto y no hubo denuncias….Recién ahora que está en televisión, salieron a hablar”, continuó Pamela. “Tiene que haber denuncias, una investigación, un formalismo de una queja ante el instituto y no hay nada…En redes sociales, es un chisme”, agregó Paulo Kablan.

“Yo por ella quiero que se quede, porque es lo que soñó, pero con todo lo que está pasando afuera, los chismes y eso, la quiero en casa. Creo que está media desestabilizada por la situación de que se fue Tomás, no entendió lo que pasaba, no entendió el afuera ni el juego. Para mí ella entró a jugar y se dio cuenta de que todos juegan a media máquina, se cuidan un montón», reflexionó la madre de Martina.