Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

UFC

Erin Blanchfield acaba con el impulso de Molly McCann en UFC 281

La joven luchadora dio una clase de lucha en la lona para conseguir una nueva victoria.

Erin Blanchfield
banner



ESTADOS UNIDOS.- El pasado fin de semana, la empresa llevó adelante el evento de pago por ver UFC 281. Dentro de la cartelera se pudieron ver grandes momentos y sorprendentes resultados. En una de las luchas más esperadas de las preliminares, Erin Blanchfield derrotó, sin muchas complicaciones, por la vía de la sumisión en el primer asalto a Molly McCann.

Las luchadoras se vieron las caras en el marco de la división de peso mosca de la compañía. Ambas se encuentran dentro del ranking de contendientes al campeonato de la categoría. Erin se posiciona en el lugar número doce de la tabla de retadoras, mientras que Molly hace lo propio posicionándose en la posición quince del top.

Una vez que sonó la campana, Erin Blanchfield derribó rápidamente a McCann, encerrándola en un crucifijo del que nunca pudo salir. La estadounidense logró conectar más de cien golpes sobre McCann, gracias a la comodidad que su posición le daba. Para cerrar el match, Erin pudo cerrar una buena llave de estrangulación que dejó sin opciones a McCann.

Con este resultado, Blanchfield seguramente pueda seguir trepando dentro del ranking del peso mosca, acercándose cada vez más a las posiciones altas. Con tan solo 23 años, la estadounidense es una de las máximas promesas de todo el roster femenino de la promotora de Dana White.

En total, Erin registra cuatro combates disputados en la UFC, habiendo ganado los cuatro. En el transcurso de sus luchas, Blanchfield consiguió dos triunfos por decisión de los jueces y dos por sumisión. Su combate anterior también terminó por esta vía, haciendo rendir a JJ Aldrich en el segundo capítulo de su enfrentamiento.

Por su parte, Molly McCann perdió su racha de tres victorias consecutivas, la cual era su mejor momento desde que firmó con la empresa. La oriunda de Inglaterra había logrado un gran impulso con sus últimas victorias, pero estuvo lejos de su mejor versión ante Erin Blanchfield. Molly prácticamente nunca estuvo presente en el combate.