Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

UFC

¿Y ahora? Dustin Poirier pone sus ojos en Beneil Dariush

Después de la victoria, el peleador apuntó contra su último rival y se refirió a un posible próximo oponente.

Dustin Poirier
banner



NEW YORK (Estados Unidos).- Si existían dudas sobre el nivel y la calidad de Dustin Poirier como peleador, el sábado pasado fueron despejadas. Su notable victoria ante Michael Chandler -excampeón de Bellator- le devolvió las esperanzas de un próximo título. En la rueda de prensa posterior, Poirier nombró a Beneil Dariush como posible rival para su próxima actuación en UFC.

Después de la dura derrota que sufrió «The Diamond» en su duelo con Charles Oliveira por el cinturón, el peleador se mantuvo preparándose para volver al octágono. «Tuve 11 meses para sentarme y sentarme en una derrota. Estaba tratando de conseguir peleas todo ese tiempo, pero no pasó nada. Nada se materializó», comentó en primer lugar en la rueda de prensa posterior.

Además, el peleador se refirió al peso que significó aquella dura caída ante «Do Bronx». «No estoy seguro de quién fue la culpa. Pero estaba entrenando en casa sentado en esa derrota por el campeonato. Me duele. Me llevó a mejorar y venir aquí a buscar la W -victoria-«, explicó en ese sentido el peleador nacido en Lafayette.

Acerca del intercambio que mantuvo con Chandler continuó expresándose Poirier. «Le dije: ‘Esta es mi casa’. Eso es lo que le dije. Dije: ‘Esta es mi casa’. Y le dije que también es un sucio t…, por meterme los dedos en la boca y sonarse la nariz. Se acabó. Es lo que sea», sostuvo entonces el contendiente sobre el excampeón de Bellator.

Sobre el final, el peleador pronunció el nombre de un posible rival después de UFC 281. «Beneil se ha ganado sus galones y ha sometido a algunos tipos duros y se ha visto muy bien haciéndolo. Ya veremos. No estoy en contra. En última instancia, depende de la UFC y del plazo de cuándo quiero volver. Creo que es un gran partido. Creo que se merece un duelo duro», concluyó entonces Dustin Poirier.