Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Información General

«Nos volvimos a ilusionar»: Abuelas de Plaza de Mayo encuentran al nieto 131

«Convocamos a una conferencia para comunicar, con inmensa felicidad, una nueva restitución», dijeron en el comunicado.

Abuelas de Plaza de Mayo
Fuente: Abuelas de Plaza de Mayo en Twitter.
banner



BUENOS AIRES.- Se ha dado a conocer que las Abuelas de Plaza de Mayo encontraron al nieto 131, hijo de desaparecidos durante la última dictadura militar. De esta manera, se ha detallado que se trata del hijo de Lucía Angela Nadín y Aldo Hugo Quevedo, secuestrados en el año 1977. Mediante un acto en la Casa por la Identidad, en el Espacio Memoria y Derechos Humanos se abundó en el tema. 

«Convocamos a una conferencia para comunicar, con inmensa felicidad, una nueva restitución», dijeron en el inicio del comunicado y agregaron: «¡Ahora nos volvimos a ilusionar!». Además, se ha explicado que el padre y la madre del nieto eran oriundos de Mendoza y se conocieron en la Universidad de Filosofía y Letras de Cuyo y militaban en el ERP. 

Abuelas de Plaza de Mayo instan a romper el silencio

Tras la detención de un compañero de trabajo se marcharon a Buenos Aires en 1977 con Lucía embarazada cuando fueron secuestrados. De esta manera, las investigaciones de las Abuelas de Plaza de Mayo, la CONADI y la familia, lograron confirmar el embarazo y que pudo haber nacido en la Escuela de Mecánica de la Armada, aunado al hallazgo de una persona que podría ser hija de desaparecidos.

«En los últimos tiempos, y a pesar de la pandemia, seguimos trabajando día a día con esperanza y con la convicción de que vamos a encontrar a nuestros nietos y nietas que pueden estar en cualquier lugar del mundo», dijo Estela de Carlotto y añadió: «Solo en los últimos cuatro años, dos de ellos en pandemia, se analizaron más de 2 mil personas con dudas de su identidad, por presentación espontánea, y cerca de 400 a través de la justicia, entre ellos el último nieto encontrado».

En la misma línea, la referente de Abuelas de Plaza de Mayo subrayó que este «es un trabajo constante, silencioso, paciente y amoroso. Pero todavía falta mucho y el tiempo lamentablemente no se detiene». Finalmente, aseguró que desde el espacio que construyeron buscan “sumar verdad a su historia. Apelamos a la sociedad a sumarse. Cualquier dato o sospecha es suficiente para acercarse. No se guarden la información. No se queden con la duda. Rompan el silencio. Nuestros nietos y nietas están con nosotros».