Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Con Teresa Ovejero presidenta, la Corte se discurre ahora en los nombres que podrían llegar

Desde que se filtró la posible renuncia de cuatro de sus nueve miembros, varios nombres resonaron como posibles remplazos, aunque todavía el Poder Ejecutivo no bendijo a ninguno, por lo que algunos avezados no pierden la esperanza.

Teresa Ovejero
banner



Ayer, en una colorida fiesta, la jueza Teresa Ovejero finalmente fue coronada como la primera mujer en acceder al pináculo de la carrera judicial. Para su asunción como presidenta de la Corte de Justicia, se preparó una gran fiesta, de la cual participó también el gobernador Gustavo Saenz.

Con un discurso a tono, la jueza resaltó la perspectiva de género y trató de mostrarse neutral al referirse a “los intereses mezquinos de personas, grupos o facciones que se rigen por su propia conveniencia y no por un concepto de lo justo, como núcleo del bien común”.

Acompañada de todos sus colegas en la Corte de Justicia, entre ellos el juez Fabián Vittar, quien paso de ser un competidor acérrimo a ocupar la vicepresidencia. También estuo la jueza Adriana Rodríguez Faraldo, quien asumió como vicepresidenta segunda.

El estrado en el acto de asunción, algo que usualmente no se festejaba, se completó con las juezas de Corte Sandra Bonari y María Alejandra Gauffin y los jueces de Corte Guillermo Catalano, Ernesto Samsón, Pablo López Viñals y Horacio Aguilar.

Para no dejar a nadie por fuera, la presidenta consideró “imprescindible” la independencia y la cooperación armónica con los otros poderes del Estado. Y, como no podía ser de otra forma, el acto se remató con un anuncio, el cual fue realizado por la nueva jefa, quien comunicó que el próximo miércoles 15 de diciembre se publicará el llamado a licitación para la construcción de la Ciudad Judicial de Orán, obra que permitirá concentrar en un solo edificio todas las dependencias judiciales.

Pero más allá de las expectativas en torno a la nueva presidenta, el acto sirvió para que muchos allegados indagarán sobre el recambio de nombres en el alto tribunal, la otra mitad del culebrón judicial que explotó en el cierre del año judicial.

De todos, el más propenso a reconocer su salida fue el juez Horacio Aguilar, quien no puede ocultar con su rostro lo que piensa. Incluso trascendió que el joven magistrado, que llegó de la mano de Juan Manuel Urtubey, ya se habría ido, pero decidió permanecer para darle tiempo al Ejecutivo para diagramar la nueva grilla.

Sámson y Bonari, los otros dos que tendrían decidido marcharse, en tanto, jugaron a poner cara de póker. Mientras Guillermo Catalano, el cuarto que aparece en la lista de salida, tomó los interrogantes con bromas y entre risa y risa, al final no dijo nada, como buen político.

Recambios

En el otro andarivel, en tanto, se lanzaron varios nombres desde las filas de invitados en busca de percibir alguna señal que permitiera saber las chances de algunos candidatos. Sobretodo porque en el salón estaba el gobernador, quien deberá hacer las propuestas del caso si se confirman las renuncias.

En ese orden, tal vez, el nombre que muchos dieron por seguro fue el de Martín Plaza, delegado de la Casa de Salta, candidato que, según dicen, habría sido de boca del gobernador, dada la relación de amistad que existe entre ambos, como así también con otros sectores de la oposición.

También se insistió con Ramiro Simón Padros, actual secretario relator en la Corte y ex Fiscal de Estado durante el gobierno de Urtubey. Todos dicen que ya tiene un pie en el alto tribunal y que no tardaría en tener los dos y hasta un despacho propio.

Para las otras dos vacantes, en tanto, suenan nombres como el de la jueza Verónica Gómez Naar, quien integra la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial y de estrecho vínculo con la flamante presidenta de la Corte. Gómez Naar, además, presidía la Asociación de Jueces, organismo impulsado en su inicio por Catalano. Hasta junio pasado, la jueza estaba al frente, pero debido a una interna feroz, decidió renunciar. “Mi límite es, pues, la decencia y la ética”, dijo al pegar el portazo.

El juez Marcelo Domínguez, otro camarista del fuero civil, ampliamente reconocido aparece como otro candidato, su nombre todavía no es del todo fuerte, aunque está por encima de otros avezados que se postularon para el máximo tribunal.

Uno de ellos, según fuentes judiciales, sería el ex presidente del Colegio de Abogados, Eduardo Romani, quien habría realizado algunas gestiones, pero, al parecer, lo mandaron al final de la fila. Por último, tampoco se descarta al actual Fiscal de Estado, Agustín Pérez Alsina, como otro candidato.

Otra tanda de nombres, en tanto, ya se habría bajado de la lucha por un lugar en la Corte de Justicia, luego de conocerse el dictamen oficialista para el tiempo de duración de los jueces de Corte, de 10 años sin posibilidad de renovación, lo cual desanimó a muchos, incluso algunos de los que actualmente integran ese alto tribunal no descartan abandonar también el barco.