Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

A uno año de cumplir su condena, el asesino de Javier Trogliero es juzgado por violencia de género

Se trata de Juan Carlos Gómez Paz, quien cumple una pena de 11 años de prisión por el crimen ocurrido en barrio El Huaico, durante una juntada de amigos. Ahora, es juzgado por un violento incidente contra su ex mujer, ocurrido en enero 2021.

Javier Trogliero
Javier Trogliero
banner

SALTA.- Como sucedió en 2016, cuando fue juzgado y condenado por matar a su amigo Javier Trogliero, Juan Carlos Gómez Paz, ahora con 44 años, volvió a sentarse en el banquillo de los acusados. Esta vez, deberá responder por los delitos de coacción agravada (2 hechos), privación ilegítima de la libertad agravada por el uso de violencia y por ser la damnificada una persona a la que se le debe respeto, como así también por portación ilegal de arma de fuego.

El juicio, que comenzó ayer, es dirigido por la jueza Mónica Faber, quien tiene previsto dar su veredicto este jueves. En este caso, y según surge del requerimiento de juicio leído en la apertura del debate, Gómez Paz es juzgado a raíz de un hecho denunciado por su ex pareja.

Todo sucedió el 2 de enero del año pasado, cuando la víctima y Gómez Paz residían juntos, aunque estaban separados. En su relato del incidente, reveló que su ex pareja, quien cumplía una pena de 11 años de prisión por el asesinato de Trogliero, se hallaba bajo el régimen de libertad condicional con tobillera de la Unidad del Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico (UADME).

En esa condición, la que exigía de parte de Gómez Paz una conducta más que ejemplar, protagonizó una discusión con su ex mujer, a quien le anunció que la iba a echar de la vivienda, aunque cerró la puerta con llave e impidió que saliera.

Prosiguió agrediéndola, lo que llevó a la víctima a llamar al Sistema de Emergencia 911 en busca de ayuda, pero cuando Gómez Paz se dio cuenta de ello, le mostró un arma de fuego que tenía en la cintura y le dijo que si llegaba la policía le iba a meter un tiro y luego se quitaría la vida.

Frente a esta amenaza, la mujer optó por llamar nuevamente al 911 para pedirles que no fueran a su domicilio, aunque los policías igualmente comisionario un móvil al lugar. Seguidamente, la denunciante llamó a un vecino que acudió en su ayuda. El hombre llamó a la puerta, desde afuera y habló con Gómez Paz para calmarlo, momento en que la mujer pudo salir con sus hijos y corrió por la calle en dirección a la esquina, donde se encontró con un patrullero, contándoles lo sucedido.

Posteriormente, el acusado le envió mensajes y fotos del arma, amenazándola, con lo cual buscaba amedrentarla y evitar que lo denunciara, pues sabía que una acusación como esa le sería perjudicial, ya que perdería el beneficio de la prisión condicional. Y efectivamente, eso fue lo que sucedió, pues Gómez Paz quedó detenido.

Asesinato

El nombre de Gómez Paz, como se sabe, quedó en la historia criminal de Salta a raíz de un sangriento episodio ocurrido el 1 de junio de 2013, cuando mató a cuchilladas a Trogliero en una pelea que se desató en el marco de una reunión de amigos en una casa del barrio El Huaico, en la zona norte de la ciudad.

Tres años después, en 2016, fue juzgado y condenado por el delito de homicidio simple. En su declaración, cabe recordar, Gómez Paz reconoció que apuñaló a Trogliero, pero siempre sostuvo que lo hizo en defensa propia, coartada que no fue aceptada por el tribunal de juicio.

En el juicio, también fueron juzgados Mario Del Barco y Sebastián Guitián, quienes 0fueron imputados por encubrimiento, pero en el debate fueron absueltos por su estrecha amistad con el autor del homicidio. Tras el ataque, ambos acusados escondieron el arma homicida usada por Gómez Paz para concretar el crimen.

Según el fallo del juicio, Gómez Paz le asestó a Trogliero cuatro estocadas a la víctima, la que murió prácticamente en el acto.

Dadas las connotaciones del caso, el juicio tuvo una gran repercusión, ya que la víctima era conocida en la ciudad. Asimismo, sorprendió a todos por la estrategia defensiva de endilgarle a Trogliero la responsabilidad de su propia muerte.

Pese a sus esfuerzos por zafar, fue condenado a 11 años de prisión, mientras que Del Barco y Guitián, fueron absueltos, fallo que fue apelado por la fiscalía, pero no logró revertir la declaración de inocencia de los dos amigos, lo que dejó una gran sensación de injusticia.