Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Espectáculos

Cristina Pérez se mostró indignada en Radio Rivadavia: «Vergüenza nacional»

Siempre dispuesta a decir lo que piensa, la compañera de Rodolfo Barili, decidió cuestionar a Alberto Fernández.

Cristina Pérez
Cristina Pérez
banner



Con los tapones de punta. De esta manera fue como salió en las últimas horas una de las periodistas más destacadas, contundentes y queridas de los medios de comunicación de nuestro país, como es el caso de Cristina Pérez. Fue en su programa de Radio Rivadavia, donde hizo referencia a la decisión de la fiscalía de aceptar la propuesta del presidente Alberto Fernández para ser sobreseído por la causa de la fiesta de Olivos.  

Indignada, la conductora dejó un editorial fuertísimo. “El presidente cree que puede comprar a la justicia y lo peor, es que, en este caso, la justicia aceptó que le pusieran precio. Todo, en la cara de los argentinos. Como la fiesta de cumpleaños de la primera dama, y las entradas del entrenador del perro o de los peluqueros a Olivos, cuando el resto de la población estaba encerrada en cuarentena estricta y ni siquiera podía despedir a sus seres queridos, por órdenes del propio presidente, que entonces se hacía el valiente con un surfer”, apuntó.  

Contundente

“El presidente les mintió a los argentinos. Y ahora para birlar justicia no le importa aceptar términos que cuestionan hasta las determinaciones penales de su propio decreto. Ni el presidente valora la palabra decretada por el presidente. En realidad, todo el tiempo la intención fue evadir la verdad. Desde el momento en que trascendieron los hechos, la primera reacción del poder fue mentir y esquivar sus responsabilidades. Ante las primeras revelaciones de la fiesta, negaron todo y acusaron al periodismo de producir una ‘fake news’ o falsa noticia. Hasta que los acorraló la verdad con la foto del escándalo y no quedó otra que admitir lo obvio”, señaló. 

“El presidente de la Nación había traicionado a los argentinos. Sin más chances de negar lo innegable, hasta cuando pidió perdón públicamente lo hizo con la inusitada cobardía de culpar a su esposa en vez de hacerse completamente cargo siendo el máximo responsable de que se cumplieran las medidas que él ordenaba al menos en la casa donde reside como presidente. La primera dama tardaría casi un año en pedir perdón a los argentinos y lo haría al pasar en una entrevista a una revista del corazón que la puso en tapa por su embarazo”, apuntó. 

Delante de sus oyentes, Cristina Pérez decidió ir por más. “Entonces, primero la foto y luego el video de la fiesta, donde brindaban sin barbijo y donde a presidente, comiendo con total normalidad al lado de su esposa, no parecía notar ninguna contradicción entre sus dichos y sus hechos, fueron un puñal en la espalda del sufrimiento de los argentinos. A la vergüenza nacional siguió el desplome de cualquier atisbo de confianza ante la palabra presidencial que en tantas cosas se mostraría luego cambiante y contradictoria”, disparó.  

“Deberían saber, el fiscal, el juez y el propio presidente, que hay cosas que no tienen precio. Que cerrando la causa con billetes, no se exime la condena social. Que la vergüenza y la bronca de entonces ahora también se convierten en asco ante una justicia prostituida. No hace falta decir que nos toma a todos por idiotas. Y que la justicia no asegura a los argentinos, ni justicia. Tiene trabajo y más trabajo el consejo de la magistratura. Podrá comprar al fiscal, podrá comprar al juez. Lo que no tendrá jamás precio señor presidente, es su propia palabra que usted se ha empeñado en devaluar como una moneda falsa una y otra vez, y vuelve a hacerlo ahora”, sentenció Cristina.