Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Jimena Salas: el abogado del viudo apuesta a dar con los asesinos a través de cotejos de ADN

Además, insistió en reunirse con los nuevos fiscales designados al frente de la investigación del caso. Y dijo que, en noviembre pasado, se lo pidió formalmente al Procurador General, Pedro García Castiella, pero nunca recibió respuesta.

Jimena Salas
Jimena Salas
banner



SALTA.- En la jerga judicial se suele sostener que “el tiempo que pasa es la verdad que huye”. De ser así, determinar lo que sucedió con Jimena Salas el día que la mataron, el 27 de enero de 2017, sin dudas se trata de una misión casi imposible, pues ya pasaron más de 5 años y las pesquisas realizadas por la fiscalía solo trajeron un fiasco tras otro.

En ese marco, el abogado Pedro Arancibia, ahora constituido como querellante en representación de Nicolás Cajal, viudo de la víctima, salió al cruce del equipo de fiscales designados por la nueva administración arribada a la Procuración General de la Provincia. El joven letrado exigió que le abran la puerta de la investigación, pues no sólo está legalizada su participación, sino también tiene nuevas propuestas para llegar a la verdad del brutal asesinato de Jimena.

Al respecto, dejó en claro que, desde noviembre del 2021, fueron admitidos como querellantes. Cabe mencionar que unos meses antes, el 26 de mayo, la Sala VII del Tribunal de Juicio había absuelto a Cajal y Horacio Vargas, quienes fueron llevados a juicio como encubridor y partícipe secundario del asesinato.

La acusación que los fiscales Ana Inés Salinas, Gustavo Torres Rubelt y Ramiro Ramos Ossorio llevaron adelante en el juicio rozó prácticamente el bochorno. La teoría expuesta, impulsada desde la Procuración General, no pudo sostenerse y llevó a los jueces Francisco Mascarello, Federico Diez y Javier Armiñana Dohorman a dictar la absolución de ambos acusados.

Para colmo, los fiscales volvieron a tropezar al dejar vencer los plazos para apelar la sentencia, lo que fue rechazado por el tribunal de juicio y el de Impugnación, razón por la cual, en julio del 2021, acudieron en queja a la Corte de Justicia.

El 6 de abril pasado, en tanto, el alto tribunal provincial rechazó el planteo y sugirió que la investigación sea reactivada, medida que llevó al día siguiente a que el nuevo procurador, García Castiella, designe una nueva unidad fiscal, en este caso con los fiscales Mónica Poma, de la Unidad de Femicidios, Leandro Flores de la Unidad de Graves Atentados y Gabriel Alejandro González, de la Fiscalía Penal de Derechos Humanos.

Ahora, a casi dos meses de estas nuevas designaciones, el abogado Arancibia pidió pista, pues ya presentó dos pedidos para reunirse y reactivar el caso, sin que hasta el momento los nuevos fiscales le hayan realizado un gesto de buena voluntad.

Es más, según lo averiguado por este medio, el joven querellante golpeó primero la puerta del procurador García Castiella, con quien supo trabajar codo a codo en otros casos polémicos, por lo que creyó que tenía más chances de recibir un mejor trato.

Nada de ello sucedió, pues el nuevo jefe de los fiscales nunca le contestó y dejó al colega fuera del caso. No vencido por ello, Arancibia volvió en busca de más, aunque está vez lo hizo ante los nuevos fiscales, a quienes le pidió una reunión para discutir los avances de la investigación.

La verdad en los ADN

En tanto espera una respuesta afirmativa para reunirse con los fiscales, el abogado habló del caso ante distintos medios. Y en todos los casos sugirió que las nuevas pesquisas estén centradas en el cotejo de material genético, una estrategia que se realizó con regularidad en una etapa inicial de la investigación.

Esta práctica, cabe destacar, es señalada como el camino más seguro para dar con los asesinos, quienes en su obra homicida dejaron sus marcas, aunque no por voluntad propia sino por la tenaz resistencia ofrecida por Jimena.

Como se sabe, el crimen fue perpetrado entre las 12.30 y las 13 del 27 de enero de 2017, cuando Jimena Salas se hallaba en casa junto a sus dos nenas, menores de edad, una de las cuales habría sido testigo del asesinato de su madre.

Los asesinos ingresaron con una treta que hizo bajar la guardia de la víctima. La misma consistió en presentarse con un cachorro en brazos, al cual señalaron como extraviado. En ese tren, se mostraron afligidos por su suerte y pidieron ayuda a los vecinos de Salas, pero ninguno le dio una mano.

La que si lo hizo fue justamente Jimena, quien los dejó pasar a su casa, lo cual aceleró su muerte, pues una vez dentro de la vivienda, los dos sujetos se sacaron el antifaz y atacaron a Jimena, quien les hizo frente con un cuchillo de cocina, causándole ciertas heridas.

Su lucha permitió a los forenses del CIF encontrar restos genéticos de los asesinos en su cuerpo, en especial debajo de las uñas de sus manos. Con estas muestras, los expertos establecieron que los asesinos son parientes entre sí, posiblemente en segundo grado.

En busca de dar con los homicidas, se realizaron varios cotejos genéticos con otros sospechosos, pero ninguna prueba dio positivo. Pese a ello, el abogado Arancibia plantea que se debe reactivar la investigación por cotejo, pues esta es la única vía cierta para dar con los asesinos de Jimena Salas.

Lo que resta saber es cómo se implementaría una investigación en base a los rastros genéticos. Y, en especial, si los nuevos fiscales le abrirán o no la puerta al querellante y sus teorías investigativas.