Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Imputaron por fraude al diputado Fabio Rodríguez que se quedaba con el sueldo de una vecina

Se trata de Fabio Rodríguez, quien sorprendió al no brindar explicaciones sobre la acusación, la cual vinculó a un complot en su contra. Enrique Sansone, en tanto, se allanó y se anotó para ser capacitado en violencia de género tras su cruce con una exlegisladora.

Fabio Rodríguez
Fabio Rodríguez
banner



SALTA.- Como se preveía, ayer la justicia formalizó la acusación penal en contra del diputado provincial Fabio Rodríguez, del Departamento de La Candelaria. El joven legislador, del bloque saencista, acudió a la cita con el fiscal penal de Rosario de la Frontera, pero sorprendentemente dejó pasar su oportunidad de explicar lo que considera una falsa denuncia.

Rodríguez se presentó ante el fiscal penal Nicolás Rodríguez López, quien sin mucho preámbulo lo imputó provisionalmente por la posible comisión de los delitos de defraudación en perjuicio de la denunciante y peculado en perjuicio de la Administración Pública.

En el decreto de imputación, el fiscal reflejó las distintas diligencias que llevó adelante tras la denuncia de una joven madre en contra del legislador, a quien acusó de haber usado su nombre para registrarla como empleada de Agrupamiento Político, dentro de la Cámara de Diputados de la Provincia.

Esto no es nada, pues la mujer aseguró que desconocía que tenía trabajo y, como era de espera, afirmó que nunca cobró un peso en materia de sueldo, pese a que sus haberes tenían un promedio de 150 a 180 mil pesos, dinero que le hubiese venido muy bien, dada su precaria situación económica.

Para efectuar esta maniobra, según la denunciante, el legislador se valió de los datos personales que la mujer le aportó, cuando Rodríguez realizó gestiones para que perciba una escasa suma de dinero en el marco de una beca, la cual sólo la cobró en dos oportunidades.

Todo esto, la denunciante lo descubrió cuando acudió a la ANSeS a fin de anotarse en un plan para ser beneficiaria por atravesar un embarazo, instancia en la que fue informada que no le correspondía la ayuda social, puesto que, en su cuenta bancaria, había cifras que para nada la hacía ver como alguien que necesitara ayuda del Estado.

Sobre esta denuncia, el fiscal penal explicó que, del resultado de las distintas medidas dispuestas, surge que “mediante ardid y engaño, el acusado le habría hecho firmar documentación a la damnificada, argumentando que era para una beca”.

“Asimismo, se tiene en cuenta que el acusado se desempeña como funcionario público y que sustrajo de la esfera de custodia el dinero correspondiente a la damnificada incorporándolo a su patrimonio mediante transferencias bancarias.”.

Tras tomar nota de la imputación, el diputado provincial, asistido por su defensor particular, se abstuvo de declarar. Esta actitud llamó la atención, pues se esperaba que el legislador brinde su versión de la acusación y, tal como ya lo había afirmado en distintos medios, desenmascare a la denunciante y el complot político que estaría detrás de la denuncia.

Ley Micaela para Sansone

Por otra parte, ayer también se conoció la decisión del otro diputado provincial que estuvo en la palestra por un cruce en duros términos con una exlegisladora. Se trata del diputado Enrique Sansone, quien días atrás, se trenzó en la lucha por las redes sociales con la ex diputada Liliana Mazzone.

Los protagonistas de esta reyerta, uno en funciones y la otra con mandato cumplido, se dijeron de todo a partir de un descargo de Sansone por la decisión de su hija de renunciar al cargo de Secretaria de Cultura, a raíz de un conflicto con los integrantes de la Orquesta Sinfónica.

Mazzone, con más experiencia en el paño, le salió al cruce y el diputado retrucó una andanada de insultos, que lo dejaron expuesto. Lo que siguió fue una denuncia de la ex legisladora, la que derivó, a su vez, no sólo en una prohibición de acercamiento para Sansone, sino también en la obligación de capacitación en torno a violencia de género.

Ayer, después de tanta verborragia, el diputado se allanó y se anotó en el curso de lo que se conoce como la Ley Micaela e incluso se mostró muchos más sereno, por lo que no se descarta que el legislador ya habría adelantado algunas materias.