Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Espectáculos

Soledad Silveyra habló de su experiencia al trabajar con Facundo Arana: «Costó»

La artista, protagonista de grandes éxitos en la pantalla chica nacional, se sinceró al momento de hablar de su colega.

Soledad Silveyra
Soledad Silveyra
banner



En el ojo de la tormenta. Allí fue donde quedó hace algunas semanas Facundo Arana. Y es que el protagonista de innumerables éxitos de la pantalla chica, fue acusado primero por Romina Gaetani y luego por Maju Lozano, de haber tenido actitudes violentas. Ahora, fue Soledad Silveyra quien se encargó de hablar al respecto.

Esto sucedió en una charla con el youtuber Richard Galeano, quien justamente le consultó sobre esta polémica que salió a la luz. Sucede que la rubia trabajó con él tanto en el 2008 como en el 2018, cuando tuvo que sobrellevar algunos desencuentros, tal como ella misma lo expuso en una charla donde no se guardó absolutamente nada.

Más sincera que nunca

Fue una de las personas con las que me costó entenderme al principio, pero que después terminó levantándome en brazos y yo besándolo. En lo laboral, en la hora que salíamos del teatro. Porque hay gente que es diferente y hay que aprender a convivir con las diferencias y hoy es un pibe al que quiero profundamente”, comenzó asegurando.

“Tuvo un comienzo difícil y un buen final”, señaló Soledad Silveyra, quien en su momento, también fue testigo de la publicación en las redes sociales, que Facundo Arana posteó en su cuenta de Instagram. “Él me mostró el tuit que iba a publicar sobre Romina y su música y yo le dije, ¿te parece? Fue lo que recuerdo”, sostuvo la prestigiosa artista.

“En nuestro vínculo yo me propuse llevarme bien y dije yo tengo un hijo de la misma edad y facundo es como mi hijo del medio. Yo no puedo tener problemas con un joven tan bello, porque entraba al escenario y yo lo miraba de costado y decía ‘qué belleza’. Es un buen pibe, como todos tiene sus cosas”, sentenció Soledad Silveyra más directa que nunca.

Facundo Arana