Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Está cada vez más cerca el juicio al ex gerente del Hotel Termas de Rosario de la Frontera

Delatado por los empleados, el entonces administrador manejaba a placer obras de refacción millonarias, de las cuales se habría quedado con una tajada. Además, se habría apropiado de bienes muebles de gran valor del histórico hotel.

Rosario de la Frontera
Rosario de la Frontera
banner



SALTA.- La causa seguida contra Jorge Omar Méndez, el ex gerente del Hotel Termas de Rosario de la Frontera, dio otro paso de cara al juicio que el exfuncionario deberá afrontar por el delito de administración fraudulenta, acusación que contempla una pena de hasta 6 años de prisión.

Al respecto, el fiscal penal de Rosario de la Frontera, Nicolás Rodríguez López, informó sobre la designación de la jueza Carolina Poma Salvadores, de la Sala II del Tribunal de Juicio de Metán, como la responsable de llevar adelante el debate que definirá la suerte del ex gerente.

En el 2020, en plena pandemia del COVID-19, Méndez aprovechó para hacer de las suyas, aunque no contó con que fueran los empleados bajo su mando, quienes lo iban a delatar. Y es que los trabajadores, muchos de ellos con más de una década en ese complejo hotelero conocen muy bien las necesidades edilicias, suficiente como para darse cuenta cuando algo huele mal.

La gota que rebasó el vaso, en cambio, fue la repentina de algunas reliquias mobiliarias del hotel, situación hastió a los empleados, quienes de manera anónima pusieron en evidencias de las obras de refacciones millonarias e innecesarias que el ex gerente había autorizado.

La situación salió a luz el 13 de octubre de ese año, aunque la fiscalía penal de Rosario de la Frontera recién imputó a Méndez el 20 de marzo del año siguiente, con lo cual terminó una gestión de 8 años al frente de la administración, cargo que le fue conferido el 16 de febrero de 2012.

Para destapar lo que sucedía, los empleados pidieron una auditoría urgente, ya que se habían destinado fondos millonarios para obras consideradas disfuncionales, irregularidad que, según se sospecha, no respondería solamente a una cuestión de negligencia, sino también habría alguna maniobra predeterminada y de la cual, se cree, el ex gerente se habría aprovechada para quedarse con algún vuelto.

Por otra parte, la fiscalía reunió elementos de prueba respecto a la desaparición de arañas de bronce, sillas y sillones antiguos del hotel. Respecto al destino de estos bienes, la sospecha de la fiscalía es que Méndez se quedó con tales bienes.

Para establecer la responsabilidad del caso, el fiscal llevó adelante una profunda investigación, la cual incluyó pedidos de informes al gobierno sobre la remisión de fondos paras las obras, como así también relevamiento de dichos trabajos, como así también la utilidad de los mismos.

Como resultado de estas diligencias, Méndez fue imputado por los delitos de administración fraudulenta y disposición de bienes en perjuicio del hotel. En cuanto al daño causado, aún no se informó el momento exacto del perjuicio, no obstante, se especular que la suma sería millonaria.

Un desastre

En el decreto de imputación, el fiscal señaló, entre otras irregularidades, que el gimnasio estaba vacío, los baños con pérdidas “y los techos se estaban cayendo”, situación que llevó a los empleados a realizar protestas y movilizaciones que terminaron con el desplazamiento del gerente, remplazado por el licenciado en Turismo Pablo Epstein.

Para el fiscal, a lo largo de las tareas investigativas se pudo comprobar que el ex gerente realizó actos de disposición de fondos que provenían de su trato directo con agencias de turismo. Detalló que recibió declaración testimonial de trabajadores, personas vinculadas al hotel, que se solicitaron informes a empresas de turismo y se realizaron allanamientos “que permitieron reunir los elementos de convicción necesarios para abrir el decreto de imputación”.

La designación de Méndez fue a través de un proceso de selección llevado adelante por el Ministerio de Cultura y Turismo. El ex gerente, con 52 años entonces, poseía un amplio conocimiento sobre termalismo, ya que hasta esa fecha y durante nueve años se desempeñó como gerente comercial en el hotel Termas de Reyes de Jujuy. Además, se le reconoció una vasta experiencia en la actividad turística, fue miembro de la comisión directiva de la Asociación de Hoteles de Turismo de Jujuy y se desempeñó varios años en las áreas comerciales de sucursales en Salta de diferentes líneas aéreas.

A todo esto, cabe resaltar que el Hotel Termas de Rosario de la Frontera, desde el año 2014, se trata de un monumento histórico nacional. Los propios huéspedes también se sumaron a las denuncias de los empleados, ya que no dudaron en destacar el estado de abandono del hotel y hasta dieron a conocer fotos, en las que se podía ver el emblemático “Salón Dorado” en pésimas condiciones de mantenimiento, lo que despertó muchas críticas contra el ex gerente, ahora llevado a juicio.

En sus inicios, en abril de 1880, este complejo hotelero se abrió paso como el primer balneario termal de Argentina, iniciativa emprendida por los médicos Eliseo Canton y Antonio Palau, quienes luego fueron sumando mayor infraestructura al proyecto turístico.

Pero para mayor ilustración, basta la descripción realizada por el ex presidente Domingo Faustino Sarmiento en el diario El censor, el 9 de julio de 1886, cuando se refirió al corazón de este complejo, que son sus aguas termales. “Las Termas de Salta, bien merecen el nombre, pues al decir de los conocedores, comprenden la más singular, variada y extraña colección de aguas minerales, desde fría hasta cocer huevos introducidos en un pañuelo, y con disoluciones de fierro unas, de azufre otras, de sal, o de varias sales bautizadas y analizadas”.