Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

UFC

¡Cuidado! Dana White separa a Tony Kelley y Adrian Yanez

Durante el pesaje, los competidores realizaron el cara a cara y tuvieron que ser separados por el presidente de la promotora.

Tony Kelley
banner

ESTADOS UNIDOS.- Es normal que llegado el momento de la pelea los ánimos se empiecen a encender, y más en un duelo como el de Tony Kelley con Adrian Yanez. Los peleadores se mantuvieron calmados hasta los días previos de la pelea, y aumentaron la tensión existente en el pesaje. Allí, Kelley y Yanez tuvieron que ser separados por Dana White, presidente de la compañía.

Desde que el luchador oriundo de Shreveport entró en la polémica, se ganó el odio de muchos competidores. Y así es que Yanez no quiso ser la excepción y en su última entrevista dejó algunos comentarios para su próximo contrincante. Llegado el momento del pesaje, los luchadores se vieron las caras y aprovecharon para expresar lo que tenían guardado.

«Brasil me va a querer cuando lo noquee«, aseguró el peleador nacido en Galveston acerca de su próximo rival en la conferencia de prensa. La polémica nació cuando Kelley expresó en la pelea de su compañera de equipo, Andrea Lee, que «los brasileros hacen trampa». «Primetime» obtuvo así comentarios de parte de muchos partícipes del mundo de Artes Marciales Mixtas (MMA).

Por su parte, Kelley no pierde de vista el principal objetivo: conseguir su tercera victoria consecutiva en la promotora. Pero el luchador llegó con una libra y media de más al compromiso, por lo que afrontará una penalización en dinero. La última participación del artista marcial fue contra Randy Costa en UFC 269, y el competidor consiguió un nocaut técnico en el segundo asalto.

Yanez logró dar el peso exacto pero, al bajarse de la báscula, enfrentó directamente a su contrincante. En los videos que circularon a través de las redes sociales se puede observar el momento en que el peleador empieza a gritarle a su oponente. La situación se puso cada vez más tensa, y ambos pidieron a White que baje los brazos. Pero el empresario no cedió, y los guardias de seguridad debieron separar tanto a Tony Kelley como a su oponente.