Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Policiales

Testimonio de vecinos y peritos complican a los nueve policías juzgados por un allanamiento ilegal

Una médica, un enfermero y tres vecinos del barrio Bicentenario describieron cómo fue el incidente que dejó a un joven con la mandíbula fracturada. Se espera que esta semana se concluya con las testimoniales, para la siguiente avanzar con los alegatos.

Policías

SALTA – En el marco del juicio que se sigue contra nueve policías por la brutal agresión a un vecino del barrio Bicentenario, ayer la Sala V del Tribunal de Juicio recibió la declaración de tres testigos, quienes agravaron la situación de los efectivos, pues confirmaron la agresión denunciada por la víctima.

Por otra parte, la jueza Mónica Faber, presidenta del tribunal de juicio, informó hasta el viernes se completarán las testimoniales, para luego pasar a la etapa de los alegatos, lo que sucederá el próximo miércoles, mientras que el veredicto recién se daría a conocer el 28 de este mes.

Los policías Aldo Daniel Chauque, Santiago Delfín Jonathan Alcoba, Leonardo Corrillo, María José Miranda, Juan Alfredo Guitián, Jorge Valdiviezo, Jorge Alberto Saracho Dermith, Álvaro Nicolás Guanca y Cristian Agustín Cruz son juzgados por los delitos de allanamiento ilegal de domicilio, vejaciones agravadas por la violencia y lesiones graves en concurso ideal. Chauque, Alcoba y Corrillo también están acusados de falsedad ideológica.

Como se sabe, el incidente que está en debate ocurrió el 19 de diciembre de 2020 en el barrio Bicentenario de la ciudad de Salta, cuando los policías acusados irrumpieron en una casa de esa barriada, de donde sacaron a Fernando Adrián Oliver, a quien golpearon brutalmente, tanto que le fracturaron la mandíbula.

Al reanudar el juicio, la primera en prestar declaración fue la médica clínica de la Alcaidía General que, en diciembre de 2020, le realizó un examen físico ocular a Oliver. En la ficha médica -que lleva su firma agregada al expediente- señaló que el interno reingresado se encontraba con tratamiento analgésico antiinflamatorio, a la espera de una interconsulta por cirugía bucomáxilofacial. Incluso se reportó que la víctima había recibido asistencia previa en el servicio de odontología del Hospital San Bernardo.

Posteriormente, declaró un enfermero que, en la misma fecha, prestaba funciones en la Alcaidía. Dijo que también revisó al damnificado antes de su ingreso a esa institución y en su informe precisó que Oliver presentaba fractura de mandíbula en tratamiento, inflamación de rostro y escoriación en brazo izquierdo con sutura y cobertura. El diagnóstico estaba consignado en un certificado médico extendido por una profesional del nosocomio local.

Vecinos

En el tramo final, compareció un perito de la Unidad Especial de Investigaciones del CIF que -entre otras intervenciones- llevó a cabo un relevamiento vecinal en barrio Bicentenario. Las personas entrevistadas residían en inmediaciones del lugar del hecho.

El investigador se refirió al relato de tres vecinas respecto al hecho. Una de ellas manifestó que ese día había visto a cuatro chicos en la esquina y aclaró que no estaban molestando. Dijo que, en ese momento, se acercaron cuatro móviles policiales y los cuatro sujetos comenzaron a arrojarles piedras.

Luego se retiraron y entraron a una casa, siendo perseguidos por los policías, los que eran alrededor de una docena, quienes se bajaron de los patrulleros. Algunos de ellos, según lo declarado, comenzaron a tirar piedras y tiros contra el inmueble.

Seguidamente patearon el portón e ingresaron y desde adentro e la casa, cuatro uniformados sacaron a un chico que tenía la cara ensangrentada. La vecina consultada dijo que un policía que tenía una piedra en la mano golpeó al muchacho en el rostro, tras lo cual lo subieron a un móvil y se lo llevaron.

Otra vecina, en tanto, contó que esa mañana estaba en su casa cuando escuchó ruidos de tiros y pedradas. Salió y vio que había varios móviles policiales frente al inmueble de un vecino. Sostuvo que dos chicos arrojaban piedras desde el techo al personal policial y también comentó que antes de este episodio había visto pasar al hijo del dueño de casa junto a otro joven cargando unas chapas.

Esta vecina manifestó que luego observó que dos policías sacaban a un sujeto de adentro de la morada. Explicó que, debido a la distancia, no alcanzó a ver si estaba lesionado, como así también afirmó que no vio a los policías arrojar piedras.

Por último, una tercera vecina reveló sobre el incidente que, al escuchar ruidos, salió y vio dos vehículos policiales frente a la casa de su vecino. Confirmó que dos chicos tiraban piedras desde el techo y los policías también respondían con pedradas.

Ratificó que vio a cuatro uniformados patear el portón e ingresar a la vivienda. Poco después, tres efectivos sacaron a un chico y lo subieron a la caja de una camioneta. Esta mujer manifestó que vio cuando el policía que se sentó a su lado hizo un movimiento como si hubiese golpeado al joven. El perito, en tanto, señaló que las vecinas consultadas hablaron de policías en general, sin hacer referencia a personal femenino.