Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

UFC

¡La sorpresa de la noche! Deiveson Figueiredo recuperó el cinturón de campeón

El brasilero demostró su superioridad en el octágono y se impuso a lo largo de los cinco asaltos.

Deiveson Figueiredo
banner



La primera defensa del título por parte del mexicano Brandon Moreno no resultó como esperaba, ni como los pronósticos arrojaban las probabilidades, y Deiveson Figueiredo consiguió alzarse con el triunfo para recuperar así el cinturón. La división tiene nuevo líder, y este lo logró a través del trabajo duro, con el que demostró un gran cambio desde su última pelea.

Su llegada al centro de entrenamiento que dirige Henry Cejudo no fue casualidad. En la pelea que Moreno logró someterlo, la preparación claramente no había sido la misma, y el brasilero se mostró frustrado aquella noche. Pero UFC 270 no fue para nada parecido, y Figueiredo consiguió una clara demostración del constante trabajo que realizó en el gimnasio.

Los dos primeros rounds estuvieron dirigidos por la paciencia, y los peleadores se midieron en lo que fue un juego de inteligencia acortando distancias. El estado de Figueiredo empezó a sorprender a su rival desde los primeros minutos, ya que en la anterior pelea las cosas habían sido mucho más fáciles para el mexicano, pero en esta ocasión, la presencia de Cejudo en la esquina fue un factor clave.

Tras unos minutos de poca intensidad, llegó lo mejor a partir del tercer asalto. Allí, las cosas empezaron a caldearse y los luchadores se mostraron más dispuestos al intercambio de golpes, con un estadio encendido apoyando la actuación de Moreno. Pero todo cambió en el cuarto round, cuando un golpe de Figueiredo desconcertó a «The Assassin Baby» y lo mandó al suelo.

Ese golpe importante empezó a cambiar la trama, y el brasilero repitió lo mismo en el quinto asalto, para empezar a ser quien dominara el asunto. Por eso Moreno se vio obligado en los últimos minutos a mostrar más actividad, pero ya era tarde para remontar. El enfrentamiento terminó con más acción que durante todo el encuentro, y la explosividad fue un factor clave en el desenlace.

De esta manera, «Deus da Guerra» consiguió su tan esperado objetivo: volver a ser el dueño del cinturón del peso mosca. Luego de su magnífica actuación, Figueiredo dedicó unas cuantas palabras de respeto a su rival, le agradeció por darle la oportunidad y ofreció una revancha para los próximos meses a realizarse en México.