Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Un vicedirector de Salta le ganó el juicio a su escuela y deberán pagarle más de $1.600.000

Un docente de Salta que cumplía funciones de vicedirector deberá ser indemnizado por una escuela luego de 10 años de su denuncia.

Salta
Escuela de Salta -imagen ilustrativa
banner



Un docente de Salta ganó un juicio que comenzó hace más de 10 años y como resultado la escuela donde se desempeñaba como vicedirector deberá pagarle una enorme indemnización superior al millón y medio de pesos. En una primera instancia, al trabajador de la educación le negaron su demanda pero, luego de apelar, dos jueces fallaron a su favor porque la institución le produjo “una injuria económica” al no abonarle sus haberes.

En este sentido, desde el Poder Judicial de Salta detallaron que la Sala II de la Cámara de Apelaciones del Trabajo hizo lugar al reclamo del docente que trabajaba en un establecimiento educativo de nivel secundario y superior. “La causa llegó luego que el docente presentara recurso de apelación contra la resolución de primera instancia que había rechazado la pretensión del trabajador”, explicaron en un informe oficial.

Como consecuencia del fallo de los jueces José Manuel Pereira y María de las Mercedes Domecq, el establecimiento deberá pagarle la suma de 1.621.267,04 pesos. “En concepto de diferencias salariales, indemnización por antigüedad, preaviso, sueldo anual complementario sin preaviso, integración mes de despido, y vacaciones proporcionales”, precisaron respecto al monto.

Según detallaron las fuentes judiciales, todo comenzó en 2011 cuando el trabajador docente envió carta documento a la institución reclamando que se registre correctamente la relación laboral y la función cumplida de docente, vicerrector de nivel secundario y de nivel superior. Sin embargo, ante la respuesta de la escuela, el hombre se consideró despedido: “Aduciendo como motivo la la falta de percepción de haberes según la escala salarial y la defectuosa registración”.

Por su parte, los magistrados Pereira y Domecq analizaron los recibos de sueldo aportados en la investigación donde se observaron situaciones “curiosas” en la liquidación por las tres funciones. Mientras tanto, desde la institución educativa desconocieron tales recibos pero sí reconocieron las tres funciones señaladas. No obstante, los directivos del colegio no acreditaron las supuestas inasistencias que dieron lugar a las liquidaciones polémicas. 

“El pago íntegro de los salarios constituye la principal obligación del empleador, por lo que su omisión, teniendo en cuenta su naturaleza alimentaria, representa una injuria económica, toda vez que, al no recibir la contraprestación debida por su trabajo, se ve afectada la subsistencia del dependiente”, señalaron los jueces, según detalló Poder Judicial de Salta.

En el caso, el docente hizo el reclamo administrativo pidiendo el pago de sus haberes, luego de lo cual se presentó ante la Secretaría de Trabajo. Ante el organisamo estatal puso en conocimiento del intercambio de cartas documento como consecuencia de lo cual procedió a considerarse injuriado y despedido por exclusiva culpa patronal, reclamando los rubros emergentes de un despido indirecto.