Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Comunidades aborígenes de Salta: la confesión de un menor asesino desnuda la grave crisis

Más allá de sus tradiciones culturales, hasta el momento ninguno de los gobiernos democráticos logró resultados positivos en estas comunidades aborígenes del norte de Salta. El gobernador Gustavo Saenz, con más tropiezos que aciertos, tampoco parecer ser la excepción.

Salta
Crimen en Tartagal
banner

El 15 de enero pasado, un nuevo homicidio descubierto en Tartagal horrorizó a toda la provincia de Salta. Se trató del asesinato de una nena de 12 años, cuyo cadáver amaneció en medio del monte, a dos kilómetros de la localidad de Pluma de Pato, sobre la ruta 81.

La menor, que luego fue identificada como Pamela Julia Flores, presentaba una profunda herida de arma blanca en el cuello. Su asesinato no tardó mucho en ser descubierto, pues era solo cuestión de conocer con quién estuvo la víctima la noche anterior, lo que condujo a un joven de 17 años.

En los últimos días, el adolescente, asistido por el defensor oficial Luis Veliz, decidió contar lo sucedido con Pamela Flores. Lo hizo en una audiencia ante la jueza de la Sala II del Tribunal de Juicio de la ciudad de Tartagal, Sandra Mabel Sánchez.

Sobre ese momento, el defensor señaló que su defendido, desde hacía un mes, llevaba adelante una relación de noviazgo con la menor, aunque aclaró que aún no habían tenido relaciones sexuales, pues otros mayores de la comunidad dijeron que Pamela no estaba preparada.

Veliz confirmó algo que ya todos presumían: la noche anterior ambos menores estaban alcoholizados. Es que el alcoholismo es uno de los grandes males que atraviesa a estas comunidades, problemática que, tanto este gobierno como los anteriores, no pudieron revertir.

En su relato de lo declarado por el joven homicida, el defensor explicó que ambos chicos se habían reunido con algunos compañeros de la escuela, juntadas en las que no sólo corren las bebidas alcohólicas sino también el consumo de drogas, incluso la inhalación de pegamento o combustible.

Disputa mortal

De esta reunión, la parejita salió tambaleando del estado de ebriedad que tenían, caldo de cultivo ideal para cualquier tragedia, la cual se hizo presente cuando los novios comenzaron a discutir por temas, por lo general intrascendentes, pero con unas copas de más pueden ser letales.

Y así fue, pues la disputa subió de tono hasta que Pamela reaccionó de manera violenta y atacó a su novio, quien respondió de manera fatal con el cuchillo que llevaba en la cintura. “Ella agarró un palo para pegarle y él, que llevaba un cuchillo, le apuntó a la garganta”, resumió Véliz, quien justificó a su cliente al sostener que el chico estaba armado porque había problemas con otros integrantes del grupo.

En su declaración, el menor despejó dudas y negó que del hecho hayan participado otros cómplices. El adolescente, ante algunas preguntas, reconoció que, tras cometer el homicidio, rompió en llantos, pues se dio cuenta de lo que había hecho.

No obstante, siguió adelante y cargó el cuerpo hasta un camino de monte, donde lo abandonó.

Al margen de su condición como defensor, Veliz, conocedor de lo que se vive en el norte provincial, reconoció que la ingesta de alcohol y el consumo de sustancias ilegales, predomina en la región, en especial entre la población juvenil. Incluso fue más allá y señaló que este flagelo afecta ya a los niños.

Basta de asistencialismo

Ante ello, desde el grupo Salta Indígena solicitó que se pongan en práctica “políticas de abordaje del consumo problemático desde el enfoque de reducción de daños y pararle o ‘soltarle’ la mano al narcotráfico”. También hizo extensivo este pedido a los niños de las comunidades.

“Necesitamos al Estado presente, con políticas de acompañamiento y contención, intervención de la ruta de la droga y condena e investigación a quienes impunemente vienen proveyendo sustancias y matando a nuestra juventud indígena”, afirmaron en un comunicado difundido en las redes sociales.

También se destacó que Argentina, y en Salta “principalmente, existe una resistencia a avanzar con el relevamiento a las comunidades Indígenas, pues implica avanzar a la propiedad comunitaria y por ende a la autonomía de los pueblos, a la participación en política pública intercultural que implique dignidad y reivindicación a la existencia indígena, al territorio cultural, humano, histórico, ancestral y físico de los pueblos”.

Agregaron que, en sentido contrario, los distintos gobiernos, como el actual, aplican una “política del olvido, o del asistencialismo que a veces es peor y condenan a muerte, incluso en vida a la juventud indígena”. Para ser más directo, afirmó que “acompañar a la niñez de nuestros pueblos no es (solamente), dar bolsones y sacarse fotos ‘atendiéndoles’”, cuando por otra parte se malversan fondos “de reparación histórica”, o se nombran “funcionarios racistas e inoperantes en mesas interministeriales”, se negocia “con punteros”, se deja sin garantías “la participación legítima de las referencias territoriales en la diagramación del abordaje territorial”.

Con estas afirmaciones, los referentes de las comunidades aborígenes no hablaron bien de la gestión del gobernador Saenz, quien, por lejos, aún no logró aciertos en materia de plan de gobierno para generar cambios en un sector, si bien conflictivo, también es muy sensible para la provincia.